Buscar este blog

jueves, 6 de julio de 2017

OJOS VIGILANTES DE LA GUERRA CIVIL EN LA CARRETERA DE LA MONTAÑA


Cáceres fue una de las ciudades más importantes controladas por el Bando Nacional en la Guerra Civil española. Incluso fue cuartel general de Franco desde el 26 de agosto de 1936, donde se instaló durante 38 días en el Palacio de los Golfines de Arriba. Además, aquí se instaló la Legión Cóndor alemana que vino a apoyar a los sublevados. Por todo ello la ciudad sufrió su famoso bombardeo el 23 de julio de 1937. A las 9:30h cinco aviones soviéticos Tupolev SB2, usados por el bando republicano, lanzaron 29 bombas sobre las inmediaciones de la iglesia de Santa María, matando a unas 30 personas e hiriendo a otras 70.


Cáceres estaba custodiado por una serie de garitas de vigilancia comunicadas por radio en todo momento, con el puesto existente en el Santuario de la Montaña. Esa mañana ni la comunicación ni las sirenas antiaéreas funcionaron porque fueron saboteadas, como os detallaré más abajo.







Sabemos que no era la única, pero sí que es la única que nos ha llegado, y en bastante buen estado de salud. Seguro que todos la hemos visto cuando subimos a ver a la Virgen o visitamos la Ermita del Cristo del Amparo, pero casi nadie le habrá dado el valor que tiene como parte de la memoria histórica. Esa memoria histórica que no debe servir para lanzarse a la cabeza, sino que debe ser un punto de unión para evitar cometer los mismos errores del pasado y evitar que sucesos como aquellos se repitan.









En esta garita los soldados vigilaban nuestros cielos en constante comunicación con el aeródromo del ferial por radio, para disponer las defensas antiaéreas si fueran necesarias y frenar así un posible nuevo bombardeo que nunca sucedió, y no sabemos si no volvieron a caer las bombas en nuestras calles, gracias a los ojos que miraban desde esta garita de la carretera de la Montaña, que hoy os he querido enseñar, Al Detalle. 








ACTUALIZACIÓN 9 DE JULIO 2017

Gracias a las indicaciones del prestigioso investigador cacereño Serafín Martín Nieto, he podido leer el interesante artículo, del ya desaparecido Antonio Rubio Rojas, en el que se detalla las revueltas de la Nochebuena del año 1937. En esta historia de un posible "complot" contra el control Nacional de nuestra ciudad, se habla de las defensas antiaéreas de Cáceres y cómo éstas fallaron en el bombardeo de julio de ese año. A continuación extraigo unos fragmentos de este artículo que complementan la información de este post.

"Aquella defensa antiaérea contaba con posiciones, como atestiguan todavía las ruinas de la garita del Cerro del Amparo o la que llegué a conocer en el cerro, existente tras el Edificio de las Escuelas Normales de la Avenida de la Montaña. Todas estas garitas estaban comunicadas telefónicamente con el puesto de observación situado en el Santuario de Nª. Sª, de la Montaña, comunicación que en la mañana del 23 de julio no funcionó, como tampoco funcionarían las sirenas encargadas de dar la alarma; culpándose de ello a una telefonista que saboteó la comunicación, siendo uno de los observadores, concretamente Manuel López López, quien se dio cuenta de tal adversidad, emprendiendo veloz carrera para comunicar a la batería del Amparo que eran aviones enemigos y que dispararán, cuando el ataque aéreo a la ciudad era ya cruda realidad"

"...aquel día de Nochebuena de 1937 llegó por ferrocarril, procedente de Cádiz, con los elementos de los antiaéreos a montar, para la defensa de Cáceres, y una sección de soldados de artillería, encargados de su custodia, emplazamiento y vigilancia, pero sin fusilería para defenderlos, ni otra arma corta que la pistola reglamentaria de aquel oficial."

Además debo DENUNCIAR desde este humilde blog, que esta garita va a desaparecer en breve. Justo por su ubicación pasa el trazado de la espantosa, escandalosa y cuestionable obra de la Ronda Sureste de Cáceres, que no sólo va a producir un importante impacto ambiental, sino visual y social, y que va a destrozar parte de nuestro patrimonio, como la Fuente del Corcho, la Garita de la Guerra Civil, entre otras muchas cosas. Una Junta ocupada en gastarse lo mínimo posible en Cáceres, y un Ayuntamiento anodino, sin ideas, sin iniciativa y sin capacidad de verdadera lucha, van a consentir destrozar para siempre, lo que significa para esta ciudad la Sierra de la Mosca.


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...